caasd
NATURALEZA

La “Cañada del Diablo” pronto será la “Cañada de Dios”

La “Cañada del Diablo” pronto será la “Cañada de Dios”

PRIMERA NOTA, SANTO DOMINGO.- La Cañada del Diablo es un nombre muy conocido por los dominicanos, que se ponía de moda cada vez que llovía en el Distrito Nacional o cuando el país era amenazado por algún fenómeno de la naturaleza. Su nombre revela el infierno en que vivían los moradores del barrio La Zurza.

Esta cañada, de más de 800 metros, ha sido causa de muertes, pues antes los químicos de empresas ubicadas en la avenida Máximo Gómez y calles aledañas descargaban o aun descargan en el lugar y el contacto con el sol causaba incendios.

Francisco Reyes, residente cerca del lugar desde hace 54 años, dijo que en una ocasión los químicos causaron una explosión que mató a un hombre, pero que, además, los residuos químicos y sólidos que contenía la cañada eran causa de enfermedades.

“Ese nombre se lo puso la gente… nosotros cruzamos esa cañada en puentecitos de palitos para ir al parqueo de la cementera que estaba en la parte alta”, cuenta.

La histórica “Cañada del Diablo” será pronto la “Cañada de Dios” por los trabajos de rehabilitación que realiza la Corporación del Acueducto y Alcantarillado de Santo Domingo (CAASD) como parte de las construcciones de la estación de bombeo del sistema de recolección de aguas residuales en el Distrito Nacional.

Atrás quedaron los malos olores y el peligro que representaba la cañada cuando llovía, que arrastraba todo tipo de residuos para desembocar en el río Isabela. El desfiladero es ahora un paseo donde los niños pueden montar bicicleta y la gente adulta y los jóvenes se pueden sentar a dialogar o recrearse.

La CAASD tapó los más de 250 metros que tenía al descubierto la quebrada para que por abajo solo corran las aguas pluviales. Encima se construye un boulevard o parque de recreación para el disfrute de los habitantes de La Zurza.

Alejandro Montás, director de la entidad, dijo que están acondicionando las aceras y contenes, a fin de que la gente pueda vivir con dignidad en esa parte.

Explicó que en la parte alta serán interceptadas las aguas y desviadas a una planta de tratamiento para que los líquidos no contaminen el río Isabela.

“El agua que va a correr, la vamos interceptar en la parte de arriba y le vamos a dar tratamiento… Se acabó el mal olor y las plagas que había antes”, dijo Montás a Diario Libre.

Tomás Manzueta, presidente de la junta de vecinos de La Zurza, dijo que antes la gente se enfermaba con frecuencia, sobre todo los niños y ancianos, por las aguas malolientes que corrían por el lugar que contaminaban el río Isabela.

El dirigente comunitario aprovechó los trabajos para reclamar al Gobierno que atienda el problema en que viven cientos de familias colgados de barrancas con el peligro de que se desplomen las viviendas.

Consideró justo que las autoridades reubiquen a esas familias para evitar que ocurran tragedias qué lamentar.

 

 

Publicar un comentario

A %d blogueros les gusta esto: