caasd
NACIONALES

Mujer virtuosa ante cultura machista

Mujer virtuosa ante cultura machista

PRIMERA NOTA, SANTO DOMINGO.- El rol de la mujer de la sociedad en una cultura machista es digno de admiración y respeto. Desempeñan diferentes trabajos y múltiples actividades a la vez, lo realizan con éxito y transforman todo a su paso.

A pesar de estos sacrificios y atributos, los hombres machistas se sienten seres superiores, no creen en la capacidad de la mujer por ser mujer. La ven débil por la presencia imponente de ellos, sin saber que las mujeres son capaces de realizar cualquier tipo de labor.

Esto queda en evidencia con la abogada penalista Emery Rodríguez, quien es la única defensora en el caso de soborno y lavado de activos más grande que se ha registrado en el país, Odebrecht.

Las veces que se ha parado en el estrado demostró no le da miedo fijar su postura ante el pleno de la Suprema Corte de Justicia o cualquier otro organismo. Entre tantos abogados de larga experiencia, el verbo de Rodríguez al hablar intimida al más experto de la carrera.


En la justicia no es el único escenario en que la mujer dominicana se ha puesto bien los pantalones, en la política se encuentra Milagros Ortiz Bosch, el papel que realizo en las distintas posiciones tanto como vicepresidenta de la República como senadora lo hizo de manera formidable. Siempre ha defendido y velado por los derechos de la mujer.

La oficial De la Cruz, por su parte es veterana de la Policía Nacional, cuenta con varios años en la institución y se le ha visto comandar su batallón con determinación y entrega. Cuando existe algún disturbio en el Congreso Nacional o en cualquier otro lugar está al frente y ha sido mediadora entre los manifestantes.

Al igual que estas mujeres virtuosas existen más. En cierta ocasión se les ha escuchado a hombres decir, no poder hacer varias tareas a la vez al igual que las mujeres, dando a entender que reconocen la valentía y esfuerzo de ellas, pero siguen negando que una mujer logra todo lo que se propone a diferencia de ellos.

Por : Mery Ann Escolástico 

Publicar un comentario

A %d blogueros les gusta esto: